El ocaso del imperio del solAbengoa: punto y final a la burbuja energética

Materia: Industria y estudios industriales

Edición: 1, 2017

Tapa blanda
Páginas: 240
ISBN: 978-84-9942-561-0

Abengoa, la mayor empresa de energías renovables de España, presentó preconcurso de acreedores a finales de 2015 con deudas de 25.000 millones de euros. La multinacional sevillana, con 30.000 empleados y presencia en todo el mundo, había vivido un fuerte declive en la rentabilidad y perdido la confianza de la banca. No podía pagar y tuvo que acometer una durísima reestructuración. Un año después, el imperio controlado por la familia Benjumea desde su fundación en 1941 pasó a manos de sus acreedores financieros. Los Benjumea y los miles de accionistas de Abengoa lo perdieron casi todo. Durante los diez años anteriores a su práctica liquidación, la ingeniería sevillana se había convertido en un gigante de las energías limpias, desde la termosolar a los biocombustibles. Un coloso valorado en 4.000 millones de euros. Su impresionante éxito no pudo mantenerse porque se fundó en una expansión desmedida, lograda en parte gracias a los contactos políticos, un endeudamiento desaforado y una agresiva internacionalización. Abengoa traspasó todos los límites ante la pasividad de las autoridades políticas, la CNMV y su auditor, que nunca vieron o quisieron ver lo que ocurría. ¿Cómo llegó Abengoa a ser lo que fue? ¿Quién la hizo posible y cómo? ¿Por qué cayó? ¿Y qué pasa con los culpables? La compañía que ha sobrevivido al naufragio no es ni la sombra de antaño y afronta un futuro complejo e incierto mientras el caso Abengoa —con querellas por delitos societarios cometidos presuntamente por sus administradores—se dirime en la Audiencia Nacional. A la espera de que se haga justicia, hoy pueden extraerse muchas enseñanzas del nacimiento, esplendor y ocaso del imperio del sol. leer menos
Abengoa, la mayor empresa de energías renovables de España, presentó preconcurso de acreedores a finales de 2015 con deudas de 25.000 millones de euros. La multinacional sevillana, con 30.000 empleados y presencia en todo el mundo, había vivido un fuerte declive en la rentabilidad y perdido la confianza de la banca. No podía pagar y tuvo que acometer una durísima reestructuración. Un año después, el imperio controlado por la familia Benjumea desde su fundación en 1941 pasó a manos de sus acreedores financieros. Los Benjumea y los miles de accionistas de Abengoa lo perdieron casi todo. Durante los diez años... leer más
Reseñas (0)

Sé el primero en reseñar este libro.