Estética del Polo Norte

Traducción de Delfín Marcos

Materia: Filosofía

Edición: 1, 2015

Precio: 17.5 €
ISBN: 978-84-1652-920-9

«En medio del campo donde plantábamos patatas, con el incesante gorjeo de las alondras de fondo, le pregunté qué lugar elegiría si de repente un genio se cruzase en su camino para hacer realidad el viaje de sus sueños. “El Polo Norte”, me respondió. Yo apenas tenía diez años. Debía rondar esa edad cuando, una noche de verano, delante de la puerta de casa, mi padre me señaló la presencia titilante de la estrella polar, que no duerme, que permanece fija en el cielo y sirve al navegante para no perder jamás el rumbo. Por su ochenta cumpleaños, le regalé un viaje a la Tierra de Baffin, más allá del círculo polar —en el Polo Norte. Estas páginas cuentan la parte visible.» 'Estética del Polo Norte' es un diario de viaje, una filosofía del frío, una meditación sobre los males de la civilización. Onfray reflexiona sobre el espacio y la naturaleza pero también sobre su propia nostalgia. Un texto denso, lírico e inteligente en el que el autor asume una filosofía objetiva y silenciosa. Michel Onfray (1959), es uno de los filósofos europeos contemporáneos más destacados. Nació en Normandía, en el seno de una familia pobre, por lo que pasó parte de su infancia en un internado salesiano y comenzó a trabajar muy joven. En la universidad destacó como un alumno impecable y se doctoró con 27 años. En 1983 comienza a enseñar filosofía en un instituto de la ciudad de Caen hasta que, en 2002 dimite para fundar su propia universidad, la Universidad Popular de Caen, junto a otros profesores de filosofía. Su extensa obra ha sido traducida a veintiuna lenguas. leer menos
«En medio del campo donde plantábamos patatas, con el incesante gorjeo de las alondras de fondo, le pregunté qué lugar elegiría si de repente un genio se cruzase en su camino para hacer realidad el viaje de sus sueños. “El Polo Norte”, me respondió. Yo apenas tenía diez años. Debía rondar esa edad cuando, una noche de verano, delante de la puerta de casa, mi padre me señaló la presencia titilante de la estrella polar, que no duerme, que permanece fija en el cielo y sirve al navegante para no perder jamás el rumbo. Por su ochenta cumpleaños, le regalé... leer más
Reseñas (0)

Sé el primero en reseñar este libro.